El último post  que escribí sobre asesinos en serie fue de Pedro Alonso López, "El Monstruo de Los Andes". Sin embargo, tras publicarlo, nuevos datos me hacen revisarlo.

Entono el mea culpa. Como periodista que soy, debería ser más precavido y contrastar más y mejores fuentes. Para escribir éste y los demás artículos siempre acudo a varias, a veces hasta ocho, para contrastar lo que luego voy a escribir. Y para este artículo en concreto,  he revisado cuatro. En todas las que consulté, la madre de Pedro era tachada de prostituta, que le maltrataba, y que no sabía quien fue su padre. 

Sin embargo, la visión de un documental de Biography Channel me ha dejado descolocado. En él aparece el testimonio de la madre y del propio Pedro, y dan una versión completamente diferente a la que había en las fuentes consultadas. Y debido a esta nueva versión, tengo que hacer cambios en lo que publiqué. 

En el siniestro ranking de mayores asesinos de la historia de la humanidad, Pedro Alonso López ocuparía uno de los primeros puestos, por no decir el primero. Es muy complicado corroborrar todas las muertes que estos personajes se atribuyen. ¿Quién ha matado a más gente: Pedro Alonso o Henry Lee Lucas? Sea o no el líder, lo que está fuera de toda duda es que Pedro Alonso López es un monstruo humano, "El Monstruo de los Andes".

Pedro Alonso López nació el 8 de octubre de 1948 en la población colombiana de Santa Isabel, en el estado de Tolima. Hijo de Megdardo Reyes, que murió en la Guerra Civil que sacudió Colombia a finales de la decada de los años cuarenta del siglo XX. Una guerra que duró una década y dejó más de 200.000 muertos. Una época violenta.

A los pocos meses de nacer , la familia se mudó a la población vecina de El Espinar. De pequeño quería ser maestro (que paradoja). Sobre su infancia, tanto su madre como él han dado versiones contrapuestas. Según ella, era cariñosa con él y según Pedro, ella le maltrataba. Además, afirmó que su madre era prostituta y que solía observar sus actos sexuales.

A los ocho años de fue de casa.  Su madre creyó que lo habían raptado. Se fue hasta la capital del páis, Bogotá. Las calles de la capital se convirtieron en su hogar. Y allí, se hizo Gamin, un niño de la calle. Fumaba Basuco (coca de mala calidad) y se unió a otra banda de gamines. Se disputaban con cuchillos un lugar para poder dormir por la noche. La violencia era un elemento de su vida.

Una de esas noche fue agredido sexualmente, violado. Un hecho que se convirtió en determinante e imborrable en su vida. Una persona le ofreció cama y comida para pasar la noche. Lo llevó a un edificio abandonado y allí lo violó.

A los 10 años una pareja de ancianos de los Estados Unidos le acogió en su casa. Aún existe la bondad. Estuvo dos años con ellos, hasta que los doce un profesor de su escuela abusó de él. Robó el dinero de la escuela, se fue de la casa de los ancianos y volvió a las calles.

Volvió al sitio que más y mejor conocía: las calles. Los siguientes seis años de su vida se dedicó a la mendicidad. De vez en cuando lapolicía le ponía la mano encima y en lugar de llevarlo al Tribunal de Menores, sumaba nuevas palizas y humillaciones.

Empezó a robar coches. Un local le compraba los coches sustraidos. Era un ladrón muy hábil e incluso admirado entre los que empezaban el "oficio".

Sin embargo, a pesar de sus habilidades, fue arrestado en 1969. Sentenciado a siete años de cárcel. A los dos días de llegar a la cárcel fue violado por dos presos. Se hizo con un cuchillo y los mató. Fue juzgado como defensa propia y sólo le aumentaron la pena dos años. Juro no ser nunca más una víctima y buscar la justicia a su manera. Y a buena fe que lo hizo. De víctima pasó a ser cazador. Y su cacería empezó cuando contaba con 28 años.